13 julio, 2006

LILY ALLEN en Madrid, y la entrevisté

Lo que más me gusta de este trabajo es que me permite ser un poco menos ignorante (no mucho, porque como ya sabéis, una no puede prescindir de ciertas vetas rubias imaginarias, herencia genética irrenunciable, pero tan favorecedoras, de un plumazo). Hay alguien nuevo en mi acervo cultural: una cantante londinense de 21 años que arrasa. Lily Allen. Mola. De verdad. Su vídeo es lo mejor que he visto (no se trata del típico fragmento de concurso de camiseta mojada ni vemos el plano aberrante de ningún culo que repite el metesaca automático mientras un patético realizador es incapaz de captar nada más que las sacudidas efecto flan de varios pares de tetas; de verdad que este clip -dirigido por una tía, Sophie Muller, como no podía ser de otra manera- está casi al nivel de algunos capítulos de House) y me encanta su voz, dulce y chispeante, pero sin ser de gata en celo, y las letras de sus canciones son realistas, creíbles, perversas y llenas de ironía. Saca disco el 17 de julio y por la intensa promoción que hace, vino a Madrid y pude charlar con ella, entrevistarla. Ya leeréis lo que me contó, que no tiene desperdicio. Os adelanto que, por ejemplo, como venganza de un ex, se tiró a su mejor amigo. Desde luego depués de ver su vídeo, no creo que la gente la olvide (yo, desde luego, si no fuera mayor ya, en su día querría ser ella).

www.lilyallen.es


7 comentarios:

Marta dijo...

Donde puedo disfrutar de la entrevista que le hiciste?

Eva Roy dijo...

Escribí dos entrevistas diferentes que se publicaron una, en la revista 24K de septiembre y la otra, en la web superfluor.com estuvo colgada todo el verano.

Marta dijo...

Vaya, pues he llegado tarde. No conocia tu blog... Gracias!!

Eva Roy dijo...

No sé si es que no soy de este mundo (ni del virtual tampoco) pero cuando me encargaron la entrevista de Lily Allen, honestamente, no tenía ni idea de quién era. Mea culpa: así de inmensamente analfabeta musical se puede ser. Me contaron que su primer disco, “Alright, Still”, salía el 17 de julio. Vistas sus fotos, la chica pintaba muy normal y demostraba una clara predilección por los vestiditos tipo años 40’s y las zapatillas de deporte (look que reproducía tal cual en el momento de charlar con ella); Copio aquí mismo lo que me habían pasado sobre ella: “Es adorada por los críticos y su primer single uno de los más pinchados en Inglaterra. Es Lily Allen y tienes que conocerla. Sin ni siquiera haber editado su primer disco, su música es escuchada en medio mundo a través su página www.myspace.com/lilymusic, actualmente en el Top20 de las más visitadas. Las canciones de Lily Allen suenan a cool, son alegres, descaradas y contagiosas, de calidad y sin excesos… Es esa cantante y compositora de 21 años con un extraño destello en sus ojos que ha causado estragos en la red... Nacida en Hammersmith, Lily creció muy rápido. “Escuchaba música punk, ska y reggae, cortesía de las colecciones de discos de mis padres. Nos mudamos por todo Londres, Shepherds Bush, Bloomsbury, Islington, y absorbí toda la música que me rodeó. Me expulsaron de varios colegios y me enviaron a un internado, porque pensaron que aquello me refrenaría, pero huí a Glastonbury y a muchos otros sitios cuando tenía 14. Me iban el jungle y el drum and bass. Era evidente que no me gustaba la autoridad. Imagino que supe desde muy pronto que nunca haría un trabajo en el que tuviese que estar todo el día en una oficina.”

Cuarenta y ocho horas dan para investigar bastante y, a veces, para perfilar certeramente a un personaje/entrevistado. Me hice idea de quién era Lily Allen a base de releer la información facilitada desde su discográfica, EMI, y cómo no, surfeando en internet, -porque lo de “¿tú dónde vives? Yo en Google, claro”, es ya un way of life, ¿o no?-. Obviamente leí las críticas de la prensa británica, que la adora(ban) ya. Como se trata de las opiniones de los que saben de esto, os las pongo también: “Lily Allen va a hacer que cambies tu idea sobre la música pop” –NME. “El debut de Lily Allen será masivo”- TIME OUT. “¿Cuándo fue la última vez que oíste a una artista de pop femenina creíble?” –ID. “Allen es el prototipo de cantante perfecta para la generación i-Pod. Brillante” –NME. “Una mezcla de estilos callejero y canción de amor. La nueva chica favorita de Londres” –MIXMAG. “Es jodidamente el sonido más cool del verano” –NME.

¿A que todo esto (su bio de niña mala junto con los augurios de triunfo de la prensa especializada) hubiera debido bastar para engancharme?, pues lo cierto es que fue su vídeo, tremendo a más no poder, que me llevó a escuchar su disco completo mil veces, junto con lo que cuenta ella misma en su blog personal, los que me dejaron rendida ante ella.

Lily Allen sorprende porque no estamos acostumbrados a voces como la suya, dulce y con una enorme frescura (nada de aullidos de gatita en celo), y por otra parte, por sus inusuales melodías, con tiernas piceladas de reggae y pop amable, que conducen la imaginación a una época de sonrientes pin-ups, evocando un mundo mejor o incluso una tranquila tarde en el campo. Pero ojo, que el toque empalagoso es muy sutil y pegadizo, no espanta en absoluto; este viento racheado de Pleasant Ville que se respira desde el comienzo de su disco es falso, porque tiene un trasfondo vengativo de femme fatale callejera. Esta chica tiene trampa. Sepan quienes no hablan una palabra de inglés, así como quienes escatiman esfuerzos y no se aplican a desencriptar las letras de las canciones, que se pierden mucho, porque las de la Allen vienen envenenadas. Tampoco ella alimenta la imagen preconcebida de diva del pop: no luce melena de tigresa, seguro que no jugaba al baloncesto de pequeña y, como hablaríamos las dos cara a cara, la talla de sus sujetadores no supera la 85-A (tema este que no le preocupa lo más mínimo). Como decía, lo gordo llega al encontrar su heterogénea lista de preferencias musicales con nombres y artistas como The Specials, Rip Rig, Panic, T. Rex, The Slits, Blondie, Wreckless Eric, y Kate Bush "cuando tenía mi edad", Prince y Eminem, y en especial, al visionar a su primer videoclip, el de “Smile”, que bien merece un premio, por perverso y agudo. Será verlo y adorarla, porque no cuenta la típica historieta de “chica engañada y abandonada (=Lily) que llora deprimida mientras se pega el consabido atracón de dulces y pelis tristes”… y ya está; Hecho esto, ¡Lily en vez de sufrir y permanecer pasiva, opta por arruinarle la vida a su ex! Se ve cómo contrata a un tipo para que le peguen una paliza y le destrocen el apartamento, su ropa y sus discos, -siendo él Dj-, y mientras se toman algo juntos, ella le echa miles de laxantes en la bebida. ¡Y finge consolarle cuando es ella misma la artífice! Realmente maquiavélica.

- Much@s te admirarán, pero, sinceramente ¿refleja este clip cómo eres tú?
- Bueno, es una versión algo exagerada, casi una caricatura, de mi propia manera de ser. Jamás le he hecho algo así a ninguno de mis novios.
- ¿Ah, no? ¿Y hasta dónde has sido capaz de llegar?
- Me tiré a su mejor amigo. –La V de vendetta, parece una de sus letras favoritas, y recurre a ella en otro de los cortes, “No Big”, donde dice algo así: “Sí, debes pensar que eres genial/, ya veremos cómo te sientes dentro de un par de semanas, cuando me lo haya hecho con tus colegas”. Como no podía ser de otro modo, está realizado por una mujer, Sophie Muller, (¿que por qué lo sé? Primero porque me reí mucho viéndolo -y dudo que a ningún tío le haga gracia imaginarse en el papel de cretino-; Segundo, porque encontré un vídeo al servicio de la historia, y no inconexos planos aberrantes de culos de incansables mulatas haciendo el mete-saca; y luego, claro, porque me lo confirmó Lily). Juntas, directora y cantante, parieron las ideas y las procesaron.

A lo largo de este trabajo musical aparecen el amor, la rutina, el miedo a que la pasión caduque, etc., que son los temas “normales”. ¿Qué innova ella, pues? Un planteamiento de todos estos sentimientos desde una ironía perversa y femenina, joven y underground, -y no exenta de cierta necesidad de análisis freudiano-, que te sacude por su credibilidad y que choca con el envoltorio, que es la aportación de Lily como vocalista, su timbre seductor y chispeante, una especie de osito de peluche en tanga y con fusta –iconogafía ésta licencia mía-. Bastarían estas razones para explicar los contratos tan importantes que Lily tiene firmados y su potencial, desde el punto de vista de la industria convencional, se ve apoyado por su reciente conquista del puesto nº1 de las listas, donde ha desbancado nada menos que a Shakira -ejem, que cada uno lea lo que los fans escriben del asunto, que las demandas dan mucha pereza-. Pero es que además, si la Barbie trae su peine y su diván, Lily Allen viene avalada con la tiara de “reina en el ciberespacio”, donde ha alcanzado los 2 millones de oyentes.

- Desde tu blog afirmas que Inglaterra, entre otras cosas, es tremendamente aburrida y que Beckham apesta, ¿qué piensas de Posh?
- Ella no me interesa nada. Paso de las celebridades.
- Pues en breve te vas a convertir en una de ellas…
- Sólo si me diera la gana. La gente se curra eso de ser famoso: van a cada estreno, se esfuerzan por aparecer en todas las fotos y en todo lo que salga publicado… Pero yo no soy así.
- Universal, con quien te une un contrato para la publicidad, o más concretamente su departamento de marketing, tendrá algo que decir al respecto…
- No. Tengo un carácter rebelde, y lo saben, y cuentan con que esas cosas no van conmigo -se ríe, mientras enciende su segundo cigarrillo, el enésimo, si se contabilizan las colillas del cenicero-.
- A los personajes públicos, y a las top-models también, les cargan con un peso extra de responsabilidad, ya que se espera que sean una referencia, un modelo a seguir por parte de los jóvenes. ¿Estás de acuerdo?
- Pues supongo que no… Cuando leo revistas y me encuentro ciertos famosos, con gente como Victoria Beckham, tampoco me siento de acuerdo con ellos y pienso que su imagen sí es algo de lo que habría que proteger a las chicas jóvenes. Son gente que se pasa horas en el gimnasio; no comen; sólo se preocupan de la ropa, de los bolsos caros, de los zapatos… Eso sí es una mala referencia para la juventud, en especial para las adolescentes.

En su web Lily cuenta que sólo la música y los libros -especialmente sobre la aristocracia del XVIII y acerca de las evacuaciones durante la II Guerra Mundial-, han formado siempre parte de su vida y que casi no ha tenido amigos. También en su propio diario digital, explica cómo le molesta que muchos, incluso su ex, la acusen de estar ahí y de haber conseguido el acuerdo con Parlophone gracias a su padre, el actor cómico y presentador, Keith Allen. Ella rebate que no fue su padre quien hizo que 30.000 “amigos” se bajaran sus canciones de MySpace.com en pocos días.

- ¿Cómo fue tu descubrimiento?
- Había grabado varias demos y envié muchos cd’s, con cuatro o cinco temas. Mi padre tenía buenos contactos en casi todas las discográficas, y se los pasó para que los movieran en cada sello, hasta que la filial de EMI en Reino Unido, Regal, me eligió y decidió hacerme un contrato.
- Tus canciones han arrasado en internet…
- Eso vino poco después del contrato, cuando puse los temas en MySpace. Pero hasta tenerlo, fue largo. Nadie quería contratarme, ya sabes, tuve que “suplicar”, hasta que me dieron la oportunidad. Me lo curré mucho.
- Después de tu contrato discográfico, ¿no notas una gran presión?
- No creo que se pueda asimilar tan deprisa el cambio, y por eso me dan las tres de la mañana mirando el reloj en la cama... Pero me he dado cuenta de que yo trabajo mejor bajo presión que sin ella.

Lily está harta de responder entrevistas -es lo único que ha hecho la pobre desde que llegó a Madrid hace a penas unas horas, “además de comprarme este reloj” que me enseña orgullosa-, y se le nota. Bosteza y es patente su esfuerzo por responder. Lleva todo el día congelada por el aire acondicionado tan magnífico de la sala donde permanence casi prisionera, rodeada de sus efectos personales y de chocolatinas, y yo aún pretendía que me hablase ella misma acerca de los puntos más llamativos de su nota de prensa y su propia bio que está colgada en su página: su romance con las drogas (lo de “flirteo” aquí se quedaría corto); su peregrinación por 13 colegios antes de cumplir 15 años; o lo de que lleva en terapia desde los 17… Pero no se puede hacer un Nieves Herrero… y disparar sin más.

- ¿Cómo te gustaría verte en diez años?
- Espero que felizmente casada, con hijos, viviendo en una casa en el campo, con árboles, animales...
- De alguien que se queja de que la gente incluya sólo tres temas buenos en un álbum y que se propone meter 11 singles fuertes, esta respuesta choca un poco. ¿No te planteas una carrera larga como cantante?
- No. Quizá haga un par de álbumes o tres más, y ya está.
- Escribes las letras, pero no tocas ningún instrumento; tu parte es la vocal, ¿cómo te preparas y desde cuándo cantas?
- Estudiaba cuando era pequeña. Me eduqué la voz desde una formación clásica y participaba en competiciones de jazz, y cosas por el estilo, cuando era más joven. De niña estudié teoría de la música y todo eso, pero ya no practico, ni hago nada, salvo cuando actúo, durante la gira, que sí realizo ejercicios vocales.
- ¿Qué sientes cuando subes al escenario y te ves ante tantísimos miles de personas?
- Disfruto mucho. Quizá al principio, las primeras veces, sí que me acojonaba mucho.

Me confirma que en efecto, probó el éxtasis a los 13, pero sería poco después, con un novio con quien salió casi tres años, cuando se adentraría en un consumo más intenso “pero ahora ya no; todo acaba cansando”. Lo de los colegios fue porque “cuando era más pequeña tenía un problema con la autoridad, y me rebelaba, y me costaba hacer amigos y solía estar siempre un poco deprimida. Sí -recapacita-, solía ser muy combativa, y me expulsaron de varios colegios por eso también –y de uno, por lo que he podido leer, por posesión e intento de venta de “herbal narcotics”-, y me metieron en un internado, del que me largué”. Y lo de la terapia viene de cuando rompió con este mismo novio: “Aquello me afectó mucho. Me quedé fatal porque no era independiente en absoluto. Me apoyaba en él para todo, me encontraba muy perdida sin él”. Lily corrobora que su madre trabaja en cine -produjo “Shaun of the dead”-, y me cuenta que se ha asociado con Gwineth Paltrow.

- ¿Cómo se toma tu familia tu éxito tan espectacular?
- Mi hermano y mi hermana están algo sorprendidos y mi madre está preocupada porque se da cuenta de todo el trabajo que tengo y de lo cansada que estoy. Pero en el fondo está contenta. Como ha hecho este tipo de cosas desde hace tiempo, lo comprende, pero a la vez quiere mi estabilidad y sabe que ello implica trabajar mucho para ganar dinero suficiente como para comprarme una casa, por ejemplo.
- Lily, defínete a ti misma, con unas 5 ó 6 palabras.
- Ni idea… Fine (sutil, elegante), naughty (traviesa, perversa), witty (ingeniosa), honest (sincera, íntegra). ¿Cuántas llevo? Y también incredibily talented (con un talento increíble) -(risas).

Lily tiende a decir que no se ve a sí misma como una estrella de la música, sin embargo, no cabe duda de que apunta maneras de ello, y casi se diría que de icono incluso.
E.R.

Marta dijo...

Eh!! Genial la entrevista. Buen trabajo ;)
Mil gracias por contestar y que rapidez!!
Saludos!!

Anónimo dijo...

Lily Allen - LDN ( DJ Antro Extended Latin Mix For DJ¨s ).mp3




http://www.4shared.com/file/10964362/6fc927/Lily_Allen_-_LDN___DJ_Antro_Extended_Latin_Mix_For_DJs__.html

Anónimo dijo...

Bonjour I'd love to thank you for such a great made site!
I was sure this is a perfect way to introduce myself!

Sincerely,
Laurence Todd
if you're ever bored check out my site!
[url=http://www.partyopedia.com/articles/kwanzaa-party-supplies.html]kwanzaa Party Supplies[/url].