17 mayo, 2009

Reportaje El País, dominical: Sexo en tiempos revueltos

Hoy se publica en el Dominical del El País un ambicioso y completísimo reportaje de Guillermo Abril sobre las implicaciones de la puta crisis económica sobre el sexo. Eva dixit:

La venta de juguetes eróticos, sin embargo, ha continuado su ascenso imparable. "Los consumidores compran ahora productos más sofisticados", explica un portavoz de la empresa Control. La escritora y musa cibernética de la sexualidad Eva Roy dice que la boutique erótica de su página web (www.evaroy.com) había registrado en marzo una cifra de ventas récord. "Si pasamos mayor tiempo en casa y nos da por ser optimistas, la crisis brinda la oportunidad de reencontrarse con la pareja", comenta la autora de Verdad y mentiras del sexo (Ediciones B).

Guillermo, desde aquí te doy las gracias.

Por razones obvias de extensión, me contuve para el artículo. Sin embargo, aquí en mi blog, sobre el concreto asunto de la influencia de la crisis sobre el sexo, yo diría algo más:

Que "la crisis nos jode", por desgracia, se debe entender en un sentido mucho más amplio que el sexual. Muchas personas viven ajenas a la recesión: no se ven afectados porque su nómina sigue llegando cada mes o su negocio pertenece a esos raros sectores no contagiados, y no han invertido en Bolsa jamás... Otros, que de pronto se encuentran en el INEM o bajo amenaza de engrosar la tasa de paro, sí que sufren un estado depresivo -algo lógico, humano y comprensible, si ves que no te llega para comer o que el Banco te quita la casa-, y eso, como el período de luto, el estrés postraumático, la quiebra de la autoestima producida por verse con kilos de más, o ciertas enfermedades y desequilibrios hormonales, son factores que echan la libido por tierra. Cuando uno está deprimido, triste o cansado, el sexo apetece menos y lograr el orgasmo suele complicarse.

Hay personas que sienten mayor seguridad con el billetero repleto, va en el ego malentendido de cada cual. A otras el dinero les permite idear planes muy excitantes, les abre el horizonte. Reconforta y conviene recordar, para no hundirse, que una de las mayores ventajas del sexo es que es gratis (siempre abordo la prostitución de modo separado, para mí la prostitución es "otra cosa") y que el banco en tu cama no puede meterse...

Pasar mayor tiempo en casa, si nos da por ser optimistas y no por hincharnos a comer chocolate y por llorar a moco tendido -porque motivos no faltan o por puro contagio: todo el mundo habla monotemáticamente de la puta crisis-, sí que brinda la oportunidad de reencontrarse con la pareja. El en mes de marzo, La Boutique, mi sex shop online ha registrado una cifra de ventas récord, ajena por completo a la famosa crisis y a la inhibición del gasto de los particulares, quizá sea por eso... O porque, en efecto, se va normalizando el uso de juguetes para adultos por puro placer o por sus beneficios para la salud.

2 comentarios:

Mery Jane dijo...

Bueno Eva, no sé. Yo pienso que la puta crisis ha hecho y hace que la gente salga menos, eso está claro; ya no se sale tanto a cenar fuera, ni al cine, ni a tomar copas,...es decir, se reduce drásticamente el gasto social y de ocio.

Y si estás en casa teóricamente, puedo pensar que tienes más tiempo que dedicar a tu pareja en el aspecto sexual, quizás para experimentar cosas y probar una amplia variedad de juguetes como los que tú ofreces en tu boutique...

nila taranco dijo...

Enhorabuena por la aparición en El País Eva!