24 septiembre, 2009

Vida perra

Me veo tan, tan, pero tan identificada con este perro... Por un lado es una monada (de mí dicen que soy superinteligente y muy atractiva) pero, por otro, es indudable que necesita ayuda y que ni su puta madre se la presta (miradla ahí echada, esperando a que el pobre desarrolle unos abdominales sobrehumanos, que digo yo que ni ciclándose el pobre logrará incorporarse solito). En realidad, en vez de un vídeo de mascotas graciosas, me parece una biografía no autorizada.

1 comentario:

R.Gómez dijo...

Hola Eva,¿ qué tal? Hacía ya mucho tiempo que te seguía en el blog de El País y bueno, ahora por aquí.

Esta tarde te vi en el programa de Antena 3...y hay veces que las tertulias esas me parecen algo surrealista como un guión de Almodóvar; como conclusión decir que yo también apuesto por la educación sexual (pasito a pasito se irá mejorando)

En cuanto al perro...aaayy que mono,jajaja.

Y sí, muchas veces la vida es perro y nos suelta un guau en toda regla y en toda la cara.