21 noviembre, 2021

La simia. Los simios. Mis okupas.

 

Tengo noticias, amigas.
Lean, lean, que voy sin filtros.
Ayer se llevaron detenida, con orden de ingreso directo en prisión, a la simia que okupa un apartamento mío de Sol hace un año y pico.
La detención fue por tráfico de drogas, no fue un desahucio y tampoco fue por las veces que me ha insultado, amenazado o golpeado (tengo ya una sentencia donde fue condenada a una irrisoria multa de 90€. Pegar a tu casera es bien barato. Pegar a un policía son 50€, me informaron en Leganitos los CNP. Los ciudadanos decentes estamos de oferta, de saldo).
Ayer, el día que hacía justo 12 meses desde que unilateralmente, mediante un audio infame que me mandó, se proclamó “okupa” y dejó de pagar.
Retomo: tras un año esta simia sale por sus delitos y no por lo que debería haber salido. Un año, doce meses, 365 días y noches de pánico, de rabia, de mono tema, de delirio, de ansiolíticos, de preocupación, de insomnio, de tramar obsesivamente más de veinte modos de matarla y luego desistir y temblar de pánico solo por cruzármela, de que haya realizado destrozo tras destrozo en el piso por importe de miles de euros, de buscar ayuda en desokupa (no funciona, dejad de hablar de ellos), de recabar opiniones de abogados (lo que falla es la ley, si la ley permite esto, esto es lo que tenemos), de recibir mi madre llamadas diciéndole que me andan buscando para matarme y al rato tener que llevármela en ambulancia porque le ha subido el azúcar hasta quinientos y casi fallece…, de verme yo reunida hasta tres veces con distintos miembros de la brigada de estupefacientes que les investigaban, de interponer contra ella por distintas agresiones y amenazas y vejaciones hasta seis denuncias policiales en Leganitos -se tarda una media de 4 horas cada vez- pero luego se archivan casi todas porque la simia asesorada no recoge los burofaxes, de toparme día y noche con gentuza en un trasiego de entrar y marchar en cinco minutos nonstop toda la plandemia sin respeto por ninguna medida ni de higiene ni de encierro domiciliario, de taquicardias, de vértigo, de naúseas, de tener yo que abandonar mi domicilio durante meses para evitar que me vea y me ataque en las zonas de la escalera e interior de la vivienda donde sabe que no hay cámaras…
Ayer, por fin, con una sonrisa tapada por mi mascarilla, tranquilamente retransmitiendo a mis amigos la detención, vi a la puta simia salir de MI CASA detenida por tráfico de drogas.
Nunca fue más verdad que la venganza consiste en ver pasar el cadáver de tu enemigo.
Tengo un trastorno psicológico de ansiedad y estrés agudo diagnosticado y vinculado a la okupación. Pero hablemos de dinero, amigas: me debe además de MUCHO dinero por los daños, por los honorarios de mi abogada, las rentas y los suministros, cuyos recibos adeudan ella y su FALSO maltratador (que está ya en prisión) desde hace 19 meses. Lleva un tiempo en la cárcel, preso, pero ayer supe que tiene SIETE incumplimientos de la orden de protección. Tal como yo vengo sosteniendo, jamás hubo maltrato. Lo prepararon asesorados por la trabajadora social (a la que pagamos entre todos) y obtuvieron “la paguita de la Guantá” (que también pagamos entre todos).
Lo malo de que esta simia asesorada meta falsas denuncias es que cuando a las demás nos pegan, no nos creen.
Ayer, con un arte para la persuasión que me hizo muy fan de ese cuerpo de seguridad, si es que eso fuera posible, el agente de la secreta logró que la simia abriese y les acompañase voluntariamente -era mentira que fuera solo a darles una dirección para el juzgado, la estaban trincando-. Yo llamé y les avisé de que estaba allí. Llevaba con la orden de ingreso en prisión dictada varios meses. Pero se mezclaron la falta de voluntad de la policía de acercarse a “abrocharla” y que se escurría la simia. El sistema falla y lo saben y aprovechan los delincuentes.
Me gustó verla salir de MI CASA, escoltada, llevándose lo justo que le permitieron coger, sabiendo que la detenían e iba directamente a calabozos y en 72h como mucho, a la trena. O a Soto o a Estremera. Al final, Benidorm mola más.
Ahora, presten atención a esta fantasía de realidad jurídica: Tengo la casa okupada, pero en realidad VACÍA. Los DOS INQUILINOS ESTÁN AMBOS EN PRISIÓN Y YO NO PUEDO ENTRAR EN MI CASA!!!!!! Si entro, cometo delito de allanamiento de morada. Mi hashtag prefe: #tócateelcoño
Para no hacer lo mismo que los medios oficiales, facilito el dato: la simia es de origen argentino y el pieza de origen cubano.
Al salir de la vivienda, con la policía, la puta simia puso la alarma y cerró con llave. Dentro debe de tener PRESUNTAMENTE las sustancias ilegales a cuya interesante gestión dedica sus largas jornadas. O quizá las eliminó en el rato que estuvo sin querer abrir a la policía, alegando que estaba llamando a su abogado, que no quería abrir... Ayer fui a denunciar eso también (para nada).
Tiene paga por varias cosas (madre soltera, simia maltratada, …) y oficialmente vive la pobre madre soltera de las ayudas, pero la policía me contó que gana una fortuna porque maneja mucho y tiene a varios moviendo para ella. Resulta que me pega y llama puta, zorra, hija de puta,… la mismísima Simia del Sur.
Me preocupé (sentimiento que se me pasó bien pronto, todo sea dicho) por su hija menor. En Leganitos me informaron que ayer ya la recogieron de la escuela (que pagamos con nuestros impuestos) los de Servicios Sociales (que pagamos con nuestros impuestos), para quizá entregársela a algún familiar que esté “limpio”, ya que tiene a ambos progenitores en prisión #sereproducelagentequivocada #carnetdeprocreación
La policía me dijo que era lo mejor que podía pasarle a esa menor. Llevan meses viendo que la menor está delante en toda esa gestión empresarial de la simia. Me froté las manos y la gocé rodeada de maromos de uniforme y porras y pistolas, sabiendo que abajo, en calabozos, estaba la putísima simia. Con lo puesto. Presa. Con qué poco me contento.
Todo esto es verdad. Lo es Gracias a la MIERDA DE LEY y a LA HIJA DE PUTA DE LA DEL JUZGADO, que tardó 7 meses en aceptar a trámite mi demanda de desahucio interpuesta un 15 de marzo (tuve que denunciar esta mala praxis en DECANATO y a la semana de denunciar a la secretaria/abogada del juzgado, se dignó aceptar la demanda a trámite un 16 de octubre. Pero, pero, peeeeero: va y marca el desahucio para final de mayo de 2022. Esta individua a la que pagamos entre todos, organiza la injusticia a su modo y opta por fijar el desahucio un año y medio tarde, regalando a una pareja de multi reincidentes, de escoria delincuente con acreditada voluntad de impago, mi pan. Mi alquiler es mi sustento. Evidentemente esta funcionaria de la cuerda Podemonguer va a tener noticias mías nuevamente. Y el CGPJ. Y nuevamente el DECANATO. Y me iré a Serrano 9 una mañana…
Amigas, esto pasa en España. Hoy. A mí. A mi madre.
A ver si ahora le sale del parrús a esta tipa del juzgado echar oficialmente a la simia de MI CASA (parezco ET, joder) Así ya el alojamiento se lo pagamos también pero ya no mi madre y yo solas, sino entre todos. Uno con rejas.


PD: Hoy lo dejo aquí. Si no se resuelve cogando hostias y me dan la posesión de mi casa para que la pueda arreglar (me consta que está destrozadita), voy a empezar a prublicar datos reales y documentación de todo dios: la primera, la inepta podemonguer del juzgado obstruccionista.

No hay comentarios: